Terapia familiar

La terapia familiar es un sistema terapéutico basado en la psicoterapia que aborda los conflictos generados en contextos familiares o con relaciones afectivas cercanas.

Terapia familiar para sanar los vínculos familiares

terapia familiar para sanar las relaciones

El objetivo principal de la terapia familiar es resolver situaciones de crisis, si es que existen. O bien, armonizar el funcionamiento del núcleo familiar.

Puede servir de apoyo para intervenir en problemas graves que sufra un miembro de la familia como el alcoholismo o la adicción a otras sustancias, o para desarrollar la resiliencia ante una muerte cercana. Las opciones son inagotables. La idea es generar una comprensión mutua y el soporte emocional entre los integrantes del grupo.

Una sesión suele durar entre 60 y 90 minutos, donde los problemas y necesidades de la familia son presentados para generar dinámicas de reconciliación, colaboración, negociación emocional y apertura. En ocasiones el terapeuta puede sugerir visitas individuales, sin perder de vista la visión integral del conjunto.

¿Qué tipo de problemas resuelve la terapia familiar?

Para empezar hay que ver a la familia como un todo. Ninguna de sus partes funciona de manera aislada, cada miembro aporta algo. Incluso si un miembro de la familia únicamente trae problemas, su papel en la misma es sumamente valioso. Es cierto que hay dificultades graves, como puede ser una adicción a las drogas o una depresión profunda.

Lo que es un hecho, es que todas las familias tienen el potencial de superar los retos que la vida les impone. Depende del nivel de consciencia de cada uno de los integrantes, esto puede ser más o menos accesible. En general, se pueden tratar todo tipo de problemas. Por otro lado, en ocasiones la terapia familiar se ayuda de los tratamientos psiquiátricos. Sólo cuando es necesario.

Beneficios:

  • La terapia familiar mejora las habilidades de comunicación. Es una opción muy efectiva para resolver heridas emocionales, incluso las que se han arrastrado de generación en generación.
  • Brinda un espacio de apoyo emocional. La persona o personas pueden abrirse con mayor facilidad y expresar aquello que les duele, les molesta o que simplemente agradecen.
  • Mejora la capacidad de aceptación, de resiliencia y de tolerancia. Cada cabeza es un mundo, o un universo. Este tipo de terapia mejora el autoestima y el autoconocimeiento individual, lo cual se expande al resto de la familia.
  • Fomenta el desarrollo de estrategias para afrontar la codependencia, así como las relaciones pasivo-agresivas. El trabajo en equipo se convierte en un ejercicio de amor, tanto al grupo como al individuo que trabaja en sí mismo. La idea es vivir en armonía y bienestar.

Encuentra el mejor profesional de Terapia familiar

y explora tu camino de bienestar

 

Comenzar

Centro de preferencias de privacidad

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?