Ashtanga yoga

El Ashtanga yoga es un estilo de yoga dinámico y vigoroso, en el cual los practicantes se mueven entre asanas (o posturas) de una manera continua, fluida y consistente a través de los vinyasas, es decir, diferentes secuencias.

Ashtanga yoga para vigorizar el cuerpo


El Ashtanga yoga es dinámico y vigoroso

Su origen se remonta a hace más de dos mil años. Incluso está descrito en algunos textos que se consideran sumamente importantes para la disciplina del yoga. Por ejemplo, los yoga-sutra de Patañjali del siglo III a.C.

El Ashtanga Yoga es una modalidad que se distingue por una secuencia de posturas corporales o asanas, completamente predefinidas. Una sesión se divide en cuatro partes: posturas de inicio, posturas principales, posturas de estiramiento y posturas de finalización.

Se comienza con 10 saludos al sol, una de las secuencias más populares dentro del mundo del yoga. Según la experiencia del practicante, se puede elegir entre distintas formas de la misma serie. El objetivo es mantener la concentración y el dinamismo. Entre una postura y otra existe muy poco tiempo de recuperación, por lo que la energía debe administrarse de la mejor manera a partir de la atención en la respiración.

Ashtanga Yoga es una mezcla de fuerza, fluidez, vigor y concentración

Aunque cualquier persona puede practicar Ashtanga yoga, lo ideal es poseer una buena condición física para lograr un óptimo desempeño. A una persona que nunca en su vida ha practicado yoga o que no goza de una buena condición cardiopulmonar,  quizá le parezca demasiado intenso. Por otro lado, se trata de una oportunidad perfecta.

Es una buena manera de entrar y fortalecer el cuerpo; aunque como todos los tipos de yoga, también se trabaja la mente y el espíritu. 

Los estudiantes de esta disciplina pueden avanzar a su propio ritmo, subiendo de nivel según sus capacidades físicas y mentales. Se recomienda la práctica asidua y una apertura a la transformación corporal que se da forma sutil.

Beneficios:

  • El Ashtanga Yoga aumenta la concentración mental. Debido a que las secuencias de las posturas o asanas son tan dinámicas, es necesario ceñirse al momento presente para que cada movimiento del cuerpo se realice de manera óptima. Esto, a su vez, estimula los procesos cognitivos como la atención de la mente.
  • Mejora la capacidad cardiopulmonar, ya que las posturas son muy vigorosas y se requiere una respiración profunda y dinámica.
  • Al incrementar la capacidad de resistencia muscular, articular y física en general, se mejora la salud en general. Hay un impacto positivo, concretamente en el sistema inmune y circulatorio.
  • Alivia el estrés y calma la mente. Al llevar la atención a la esterilla y al cuerpo en movimiento, la cabeza y los pensamientos cotidianos pasan a segundo plano. Es muy probable que la persona se sienta muy relajada al termina una clase, además de energizada y con más lucidez mental. 
  • Esta modalidad de yoga quema la grasa, ya que es muy dinámico y se queman muchas calorías por clase. Además se  tonifica el aparato muscular y se mejora la flexibilidad.
  • Se desarrolla la tolerancia a la frustración. Esto sucede porque no es tan sencillo que todas las posturas salgan bien desde la primera vez. Incluso a los alumnos avanzados les puede llevar mucho tiempo y esfuerzo perfeccionar las secuencias.

Encuentra el mejor profesional de Ashtanga Yoga

y explora tu camino de bienestar

 

Comenzar

Centro de preferencias de privacidad

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?