Río Abierto

Río Abierto es un sistema terapéutico basado en el movimiento corporal donde se integra la creatividad con la escucha, la sensibilización, el silencio y el aprendizaje.

Río Abierto para conectarse con la esencia del Ser

Río Abierto para disfrutar más la vidaLa premisa del Río Abierto es que el movimiento es energía vital. La pulsación de la vida existe en cada una de las células del cuerpo humano. Están ligadas entre sí y conscientes de sí mismas. Es un despertar de la consciencia a través del reconocimiento corporal, a su vez unidas a las demás áreas de la vida.

Mediante la música y la libertad de desplazamiento, la persona descubre su propia esencia, misma que puede yacer oculta o camuflada en aflicciones. La idea es liberar a la mente, al cuerpo y al espíritu para alcanzar el máximo potencial y disfrutar más del momento vital. La técnica es una conscientización dinámica, donde los aspectos rígidos de la personalidad que están plasmados en el cuerpo van liberándose y desbloqueándose a su ritmo.

¿Quién puede practicar Río Abierto?

Toda persona que tenga la inquietud de realizar un cambio en su vida, en su energía o en su manera de disfrutar su cuerpo es candidata. No es necesario tener experiencia, ni hay distinciones entre el género o la edad. Lo único importante es contar con la disposición y la suficiente apertura mental para dejar que la energía fluya a través del movimiento.

El objetivo es lograr un equilibrio entre el sentir, el pensar, el hacer y el relacionar. No solo somos cuerpo, sino que también espíritu y emociones. Por consiguiente se da naturalmente la oportunidad de sanar durante las sesiones. Es una herramienta de transformación personal, ya sea a través de lo físico o de lo más sutil y profundo.

Beneficios:

  • Gracias al Río Abierto una persona puede empezar a sentir más amor propio. Se fomenta el autoestima y la capacidad de asombro ante la vida. Somos energía, somos movimiento, somos cuerpo y alma.
  • En primer lugar, bailar y moverse aumentan la capacidad cardiopulmonar. Es una manera divertida y fluida de ganar resistencia y activar los músculos. El cerebro inmediatamente comienza a liberar neurotransmisores. La serotonina o la dopamina, asociados a los estados de euforia y felicidad.
  • Disminuye el estrés, los síntomas de la ansiedad y de la depresión. Las dinámicas grupales ayudan a mejorar las relaciones afectivas. La danza y la corporalidad son aliadas. Quien lo practica abre la posibilidad de fluir,  al igual que el nombre en cuestión, como un Río Abierto. La vida misma se mueve, puesto que la energía se sacude desde el interior al exterior.
  • Cada paso de baile acerca a la persona a su verdadera esencia, por tanto la psique despierta.
  • Debido a que bailar es sanar, todo es posible con la música y el movimiento. Por ende una sesión implica liberarse, así que es normal que haya cambios en la personalidad. Alguien que antes era muy tímido, quizá gana confianza en sí mismo o sobre su momento vital.
  • A través de esta actividad de movimiento corporal es posible liberar bloqueos emocionales. Se puede ganar sobre las creencias limitantes y patrones negativos o dañinos. A través del baile y la música se gana lucidez y la consciencia despierta.

Encuentra el mejor profesional de Río abierto

y explora tu camino de bienestar

 

Comenzar

Centro de preferencias de privacidad

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?